Sybel Martínez explicó cómo funcionan las redes de trata de menores

sybel martínez
FOTO: Radio Pichincha Universal / CF

Punto Noticias.- Sybel Martínez es vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos (Quito). Ella conversó sobre la red de trata de menores, a propósito del caso de Carolina Andrango.

El cuerpo de Andrango fue encontrado sin vida y, según miembros de la Dinased, se debió a causas naturales. Sin embargo, las investigaciones revelaron que la menor fue asesinada. El caso reveló, inclusive, la presencia de un personaje llamado El Abuelo, quien formaría parte de una red de trata en Ecuador.

En el proceso de Carolina está al que llaman «care’niña», hay un adolescente y dos chicas a quienes se les abrió un proceso por fraude procesal (complicidad). «Ellos son los que en algún momento dejaron el cuerpo de Carolina en un terreno, pero no es toda la red».

Martínez dijo que hacen un llamado a todas las autoridades ya que el caso no se debe circunscribir solo a El Abuelo. «En la trata pasa que hay muchos beneficiarios que no ven, no procesan, no investigan, que avisan que va a ver batidas. Ellos hacen su parte también». Justamente, en el caso de Carolina, dos policías rasos hicieron un informe donde se señaló una muerte natural. Pero, «de natural no tiene nada».

¿Pero, cómo operan estas redes de trata de menores? Martínez recordó las palabras de Carolina: muchos creemos que nuestros hijos están en el colegio y tampoco sabemos a qué se enfrentan. La entrevistada señaló que este caso de trata es muy distinto a lo que se tiene como imaginario. Es decir, hay un secuestro y termina en algún burdel.

En este caso, es diferente.

Primero, explica, hay seducción. Se trata de chicos simpáticos que tienen dinero y que captan a niñas de condición social media a media baja. El Abuelo entregaba dinero a estos captores. Los captores enamoran, seducen y les inducen a las drogas. También les obligaban a robar. Entonces, las subordinaban por medio de la amenaza.

Cuando ya se sentían vulnerables, sabían que habían hecho algo malo, entonces, estaban como dispuestas a hacer algo más. Terminaban en la casa de El Abuelo donde ahí tenían muchas veces sexo grupal y también eran videograbadas.

Todo con base a la seducción, el chantaje, dijo Martínez. «En algún momento eran fotografiadas y les enviaban a El Abuelo para que él decida si es que entraba o no a la casa». La entrevistada señaló que no se trata de que este asunto te va o no a pasar. La seducción y la posibilidad de captar está en todo lugar.

Además, agregó que el mejor lugar para hablar de estos temas debe ser la escuela para que sea un lugar de prevención.

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA