Sospechosa intervención judicial de partido político opositor en Argentina

Alfonso Sierra

La jueza argentina María Romilda Servini tomó la decisión de imponer un interventor judicial para manejar el mayor partido de oposición al gobierno de Mauricio Macri, algo solo realizado por dictadores militares.

Al frente del Partido Justicialista, que había sido fundado por Juan Domingo Perón en 1946, la jueza designó al sindicalista aliado de Macri, Luis Barrionuevo, empresario gastronómico y famoso por quemar urnas para no realizar el conteo de unas elecciones en las que había perdido.

El actual titular del partido, el diputado José Luis Gioja, manifestó “Hay una clara intención del gobierno en la intervención del principal partido opositor. Esto es una intromisión del señor Macri y sus colaboradores, y es también la judicialización de la política”.

El dirigente además aseguró que el partido había logrado normalizar la situación legal, en incluso algunos distritos donde había habido dificultades, por lo que “no hay ningún motivo para que la justicia determine esto”, señaló.

El interventor tiene la misión de realizar un inventario de bienes muebles e inmuebles y controlar la situación financiera de la entidad.

Una nutrida movilización de militantes del peronismo se acercó a la sede central del partido, donde se encontraron con un fuerte cordón policial y durante la noche se llevó a cabo un vallado perimetral.

“Así como en Brasil quieren proscribir a Lula, en Argentina quieren sacar al PJ de la cancha, justo cuando está avanzando el proceso de unidad”, manifestaron de manera casi idéntica una  gran cantidad de dirigentes políticos consternados por el accionar judicial. De todas maneras no puede descartarse que una facción haya logrado el favor de la jueza para intentar quedarse con el legendario partido político.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*