SERÁN GUÍA Y SÍMBOLO

Tuvieron el mayor coraje e integridad para ir a una zona de conflicto y servir a la colectividad con una información más profunda. Y se corrieron el riesgo, como en muchas ocasiones plantea la profesión de periodista, de llegar al borde del peligro.

Nunca pudieron calcular que se enfrentarían a un grupo sanguinario para el cual sus vidas solo servirían como instrumento de extorsión.

El dolor que sentimos por la pérdida del grupo periodístico de El Comercio, lo transformamos en solidaridad con sus familias y allegados.

Ellos siguen aquí, acompañándonos con su actitud en las tareas cotidianas a las que nos reta la profesión de comunicadores.

Y serán en adelante la guía y símbolo de nuestro trabajo.

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*