Rusia celebra el centenario de su revolución

Clarín

Sin grandilocuencias los rusos festejaron en el día de hoy el centenario de la Revolución bolchevique o la Revolución de Octubre, que dio lugar a la era socialista y la creación de la URSS.

Al tratarse de una fecha cargada de simbolismo durante los años de la era soviética, el 25 de octubre de 1917, que al cambiar de calendario pasó a ser el 7 de noviembre, este año se buscó que las celebraciones no fueran ostentosas, ni del tenor militar que tuvo en otras épocas.

Exposiciones, coloquios y encuentros internacionales de diferente tipo tuvieron lugar en los días previos a la emblemática fecha y el desfile de hoy fue un homenaje a los combatientes rusos de la Segunda Guerra Mundial, ya que los soldados desfilaron con los uniformes de 1941.

El Partido Comunista, que sigue siendo la mayor fuerza de oposición en el parlamento ruso, convocó a unos pocos miles de personas cerca de una estatua de Karl Marx, no muy lejos del Kremlin, destacaba en una crónica la Agencia Francesa de Prensa.

El líder ruso Vladimir Putin ha evitado participar de la mayoría de eventos conmemorativos del centenario, a excepción, por ejemplo, de la inauguración de una nueva iglesia en Moscú, ya que Putin consideró “profundamente simbólico” la reconstrucción de esta entidad religiosa, luego de que la revolución atacara al clero y persiguiera a sus creyentes.

Uno de los pocos eventos vinculados en los que participó fue la inauguración de una nueva iglesia en Moscú, que calificó como algo «profundamente simbólico», en la medida que la llegada al poder de los revolucionarios en 1917 implicó la destrucción del clero y la persecución de los creyentes.

Putin se ha mostrado prudente y ha navegado entre las aguas de los valores tradicionalistas que representa la Rusia de los zares y la etapa revolucionaria de la que formó parte. Ha buscado aprovechar el centenario para enarbolar un mensaje de reconciliación e inauguró un memorial a las víctimas de la persecución ideológica soviética.

En los eventos más importantes se ocupó de dejar de lado tanto a los monárquicos como a los miembros del Partido Comunista. El Kremlin ha querido transmitir un mensaje de aprendizaje del pasado y de no repetición de los mismos errores.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*