Rusia advierte que EE.UU. podría desatar nueva carrera armamentista

Esto se daría por las ambiciones geopolíticas de EE.UU., según explicaron sus voceros

El representante permanente adjunto de Rusia ante Naciones Unidas, Dmitry Polyanskiy, advirtió hoy en el Consejo de Seguridad que las ambiciones geopolíticas de Estados Unidos ponen el mundo al borde una nueva carrera armamentista.

En ese sentido, se refirió a las consecuencias de la salida de Washington del Tratado de armas nucleares de mediano y corto alcance (conocido como INF), el pasado 2 de agosto.

Esta era un acuerdo muy importante para la seguridad regional, un instrumento establecido durante la Guerra Fría, que contribuyó a instaurar un clima de confianza, apuntó el diplomático ruso.

Pero cuando se convirtió en algo incómodo para Estados Unidos, que intenta imponer unilateralmente un nuevo orden de las relaciones internacionales, decidió abandonarlo, dijo el representante ruso.

Según detalló, Washington comenzó a colocar plataformas de lanzamientos de misiles en Europa oriental, y el 18 de agosto, realizó un ensayo de un cohete de alcance intermedio.

En estos momentos se encuentra en juego la existencia misma de la humanidad, y Rusia está lista para dialogar en serio con el fin de garantizar la seguridad y la estabilidad internacionales, expresó.

Hay que resolver cuanto antes estos problemas causados por el Gobierno norteamericano y detener una nueva carrera armamentista, recalcó Polyanskiy.

Por su parte, la delegación de Estados Unidos alegó que Rusia ya había violando el INF, y señaló que la OTAN apoyó la decisión de Washington de salirse de ese tratado.

También acusó a China y Rusia de desplegar misiles de alcance intermedio, y señaló que las pruebas de Estados Unidos no son amenazantes ni desestabilizadoras.

Para la representación china, es inaceptable que Estados Unidos utilice ese pretexto y rechazó tales acusaciones.

La retirada unilateral de Washington llevo al INF a su colapso y ha generado un gran impacto en la comunidad internacional, enfatizó la delegación asiática en el Consejo de Seguridad.

Por su parte, la alta representante para Asuntos de Desarme, Izumi Nakamitsu, resaltó cómo lo misiles han representado una grave preocupación para la paz y la seguridad internacionales desde la Segunda Guerra Mundial.

En la actualidad, precisó, más de 20 países tienen misiles balísticos, pero los poseen tanto Estados como actores no estatales.

Además, alertó, un número cada vez mayor de naciones continúan adquiriendo y desarrollado su capacidad de misiles balísticos.

Como dejó claro el secretario general de la ONU, António Guterres, las medidas para el control de armas y el desarme desempeñan un papel claro en la prevención de conflictos, indicó Nakamitsu.

El colapso del INF despliega ahora una nueva amenaza: ese tratado jugaba un papel muy importante y urge alcanzar un nuevo convenio enfocado en el control internacional de armas, agregó.

Los miembros del Consejo de Seguridad llamaron a Rusia y a Estados Unidos a reanudar el diálogo para un nuevo tratado.

Del mismo modo, subrayaron la importancia del INF y cómo su abandono atiza los temores de una nueva carrera armamentista.