Palestina: entre la ayuda humanitaria que no llega y la provocación

palestina ayuda humanitaria
Hosny Salah/pixabay

Al mismo tiempo que las Naciones Unidas lanzan un llamado para conseguir los 350 millones de dólares de ayuda humanitaria que se hacen imprescindibles, luego de que el gobierno de Donald Trump recortara los fondos de la agencia de la ONU para ayuda a los refugiados palestinos, el gobierno australiano fortalece la posición más beligerante de Israel, al considerar a Jerusalén como única capital del país.

Naciones Unidas señala que hay 1,4 millones de palestinos y palestinas que no cuentan con alimentos, refugio, atención médica, agua potable, ni saneamiento, por eso la urgencia en el pedido de fondos para su atención.

En paralelo a este pedido global, el primer ministro australiano, Scott Morrison, indicó que para su país, la única capital de Israel es Jerusalén, desoyendo las denuncias internacionales por la ocupación ilegal que hace el gobierno de este país de Jerusalén Oeste desde 1967.

“Australia reconoce ahora a Jerusalén Oeste como la capital de Israel, dado que alberga al Knéset y a numerosas instituciones gubernamentales. Jerusalén Oeste es la capital de Israel. Esperamos trasladar nuestra embajada a Jerusalén occidental cuando sea práctico, en apoyo a esta decisión y después de una determinación final de su estatus”, expresó Morrison, echando nuevamente gasolina al conflicto que viven los estados palestino e israelí.

En mayo, Donald Trump decidió trasladar la embajada estadounidense a esa ciudad, alimentando la tensión entre ambas poblaciones. Incluso la presión ejercida sobre otros países como Guatemala y Paraguay, hizo que siguieran sus pasos. El cambio de gobierno en Paraguay, trajo consigo la vuelta atrás en esa decisión guerrerista.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*