México ya tiene nuevo presidente

asunción López Obrador

Ayer tuvieron lugar en la ciudad de México las ceremonias de asunción presidencial de Andrés Manuel López Obrador. La oficial en el Palacio Nacional, en el que lo esperaban mandatarios y representantes de otros países y en la Plaza del Zócalo donde juró comprometerse con los pueblos originarios mexicanos frente a decenas de miles de personas que participaron de la Toma de Protesta y el lanzamiento de la Cuarta Transformación como propuesta de gobierno.

Más temprano había comparecido frente al Parlamento de los Estados Unidos Mexicanos, donde se encontró con quienes hasta hacía escasas horas habían sido oficialismo y ya le exigían que revirtiera los impuestos heredados de la gestión Peña Nieto.

Los testimonios de las personas que participaron de la entrega del bastón de mando indígena en el Zócalo dan muestra de la profunda confianza y convicción de que una nueva forma de hacer política debe surgir en México. López Obrador se ha convertido en depositario de muchas esperanzas y parte con la ventaja del acompañamiento popular. Pero entre las dificultades que se va a encontrar, figura el derrumbe de los poderes políticos a través del Estado. La “cosa pública” aparece casi deslegitimada por años y años de malos gobiernos en el país azteca.

AMLO planteó en su discurso un plan de ruta complejo, con un centenar de puntos y promesas de acción transformadora. “En primer lugar, vamos a darle atención especial a los pueblos indígenas de México; es una ignominia que nuestros pueblos originarios vivan desde hace siglos bajo la opresión y el racismo, con la pobreza y la marginación a cuestas. Todos los programas del gobierno tendrán como población preferente a los pueblos indígenas de las diversas culturas del país”, manifestó.

Antes, representantes de diferentes culturas originarias habían “limpiado” la plaza del Zócalo donde se iba a realizar la jura y fueron quienes ofrecieron el bastón de mando al nuevo presidente mexicano.

La promesa número cien fue la siguiente: “Asimismo, vamos a preservar nuestra memoria histórica. Se promoverá la lectura en general y particularmente de la historia, el civismo, la ética; nunca se olvidará de dónde venimos; por eso se exaltarán nuestras culturas originarias, las transformaciones históricas y el sacrificio de nuestros héroes; por ejemplo, el año próximo que se cumplen 100 años del asesinato de Emiliano Zapata, en toda la papelería del gobierno se recordará su nombre y su lema “Tierra y Libertad”.”, la nueva era podría estar pariendo un corazón.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*