Más denuncias de corrupción empañan la política brasileña

Mais Goiàs

Anthony Garotinho y Rosinha Matheus, quienes gobernaron Rio de Janeiro entre 1999 y 2007 han sido puestos en prisión preventiva. Se los acusa de haber simulado un contrato de un millón de dólares para las campañas electorales de 2010 y 2016.

La pareja se suma a los detenidos esta semana, Jorge Picciani, presidente de la Asamblea Legislativa y padre del actual ministro de Transportes y los legisladores Paulo Melo y Edson Albertassi. Previamente en prisión está el exgobernador Sergio Cabral, quien ejerció el cargo entre 2007 y 2014, acusado de liderar una red de corrupción que desvió millones de dólares. Todos estos nombres pertenecen al partido en el poder, el PMDB que dirige Michel Temer.

La delación premiada volvió a convertirse en la fórmula estrella para las detenciones de políticos corruptos. Ricardo Saud, el exdirector de Relaciones Institucionales del frigorífico JBS, fue quien admitió haber firmado el contrato ficticio para financiar la campaña del matrimonio.

Los ex gobernadores, ya no forman parte del PMDB y ahora están en el conservador Partido de la República. Matheus, hasta enero de este año gobernó una ciudad más pequeña, la de Campos, en el litoral norte del estado.

La Fiscalía alegó para solicitar la prisión preventiva que la pareja continúa dirigiendo una organización criminal y que podrían intimidar a testigos y obstruir las investigaciones.

En noviembre del año pasado Garotinho había sido detenido durante dos días bajo la acusación de compra de votos. Desde septiembre estaba en prisión domiciliaria y fue sacado por la fuerza pública de la radio desde la que transmitía su programa.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*