Marchas y represión en Honduras

El ciudadano hondureño Anselmo Villareal fue asesinado en Colón, en el norte del país, mientras participaba de una protesta en contra del fraude electoral en las elecciones presidenciales del 26 de noviembre pasado. La Alianza de Oposición continúa movilizando a sus correligionarios a las calles para exigirle al presidente Juan Orlando Hernández que no asuma la presidencia.

La poderosa militarización fue denunciada por el líder opositor Salvador Nasralla a través de las redes sociales, para que el mundo sea testigo del despliegue de la violencia estatal del gobierno de Hernández.

Además de la muerte de Villareal, hubo un comunicador herido, que se suma a la larga lista de periodistas que han sido violentados en las últimas semanas en Honduras, para evitar que cuenten lo que está ocurriendo.

La tensión aumentó al llegar la noche, por el estado de sitio decretado, así que no sabemos si no tendremos que lamentar más víctimas. Desde el gobierno revelaron que cuatro policías resultaron heridos por el lanzamiento de proyectiles, en un operativo del que también hay desplegados militares.

“Este es el país que tenemos, un país totalmente militarizado”, denunció Nasralla y luego agregó amargamente “en Honduras no hay medicinas, pero si hay camiones militares por todos lados”.

Hernández tiene previsto asumir un nuevo mandato el 27 de enero.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*