Mahmud Ahmadineyad hace un llamado a unirse para impedir que el imperialismo frene el progreso de otras naciones

Foto: Captura del programa "Conversando con Correa", Rusia Today

El exlíder iraní fue entrevistado en el programa “Conversando con Correa”, a través del canal de televisión Rusia Today.

Punto Noticias.– Como parte de la tercera temporada del programa “Conversando con Correa” que se transmite semanalmente por Rusia Today, el expresidente ecuatoriano Rafael Correa entrevistó al exmandatario iraní, Mahmud Ahmadineyad, con quien dialogó sobre la tensión en Oriente Medio, el programa nuclear de Teherán y la situación en América Latina.

Para Correa, Irán es un país con un índice de desarrollo humano alto, maneja la reserva más grande de petróleo del planeta y la primera de gas natural, es por eso, dijo, su importancia geopolítica.

Tras el preámbulo que hiciera Correa sobre la crisis palestino-israelí y lo que opinaba sobre la destrucción de Israel, el entrevistado se mostró de acuerdo con el diálogo y el fomento de la paz. Aunque aseguró que después de la ocupación de Palestina se agudizó el conflicto en Oriente Medio porque esa zona es conocida por sus reservas de energía. Es por eso, que EE.UU., Inglaterra y otros países pondrían especial énfasis a ese tema.

“El problema es que algunos Gobiernos se creen por encima de otros y quieren imponerse a los demás”, exclamó”.

Manifestó que después de la Revolución de 1979 que tenía como fin la independencia y libertad de su nación se les impuso una guerra de ocho años y ahora se quiere con boicots frenar el progreso.

En relación al programa nuclear de Teherán, el exlíder iraní indicó que todos los pueblos necesitan de este tipo de energía porque es un paso para el progreso científico.

Justificó su implementación al mencionar que sirve para la industria, la agricultura y la medicina.

Cuestionó la lógica impuesta por EE.UU de “yo debo tener bombas, pero los demás no” que significaría que las grandes potencias no permitirían a las naciones pequeñas disponer de esa herramienta.

Se preguntó si a EE.UU. le preocupa este tema, cuando dispondría de 5.500 bombas y es el único país que ha utilizado la bomba atómica. Añadió que este tipo de bombas también la tienen Israel, Pakistán y la India.

Fue enfático al señalar que a EE.UU. no le preocupa la humanidad ni la paz mundial, porque si fuese así deberían destruir primero sus bombas atómicas.

“Está claro que el armamento es para destruir y devastar nunca es para construir”, expresó y advirtió que todas las naciones deben unirse para impedir la imposición del imperialismo que quiere que todos seamos atrasados y débiles.

Al ser consultado sobre el modelo económico de América Latina, Ahmadineyad precisó que su riqueza está siendo dominada por las firmas extranjeras.

Explicó que Brasil es uno de los países de América Latina bastante rico porque cuenta con un vasto territorio de yacimientos, tierras fértiles y miles de kilómetros de costa atlántica, pero sus ingresos no irían a parar al bolsillo de la gente. Situación similar, dijo, enfrentarían otros países de esta zona del mundo.

Añadió que en el caso de Venezuela recibe la presión de EE.UU, específicamente, del Gobierno de Donald Trump por su interés en las reservas petroleras.

Por su parte, Correa mencionó que lo peor que tiene Latinoamérica son sus “élites”, porque han apartado a las grandes mayorías del progreso.

En tanto, el líder iraní aclaró que el sistema internacional debe ser radicalmente rectificado, con el objeto de que nadie se atribuya ser más importante que el resto.

Fuente: Rusia Today