Los “papeles del paraíso” son mucho más reveladores de lo que la gente cree

Pressenza

Por Aris Telonis de Diem25

Ya nadie se sorprende por las filtraciones que descubren cómo la gente más rica del mundo esconde su dinero en los paraísos fiscales. En 2016 vimos los “papeles de Panamá” y ahora tenemos una nueva filtración: los “papeles del paraíso“, en los que se nombra a la Reina de Inglaterra, el presidente Donald Trump, el estado ruso, gigantes multinacionales y celebridades, pero también mostrando las conexiones entre ellos.

El verdadero escándalo, como dijo Glenn Greenwald después de que los “papeles de Panamá” salieran a la luz, es que todas estas acciones son legales. No nos sorprende porque estamos plenamente conscientes de la falta de transparencia de los poderosos, los ricos y los gobiernos. Esto es una consecuencia directa de nuestras democracias descoloridas o ausentes: los ciudadanos tienen un poder electoral limitado, especialmente dentro de la UE.

Las revelaciones de Snowden y de los “papeles de Panamá” así como de los “papeles del paraíso”, nos muestran a qué nos enfrentamos. Mantener vacíos legales para estos paraísos fiscales no solo es poco ético, sino que únicamente ofrece un beneficio económico a quienes ocultan su dinero. Los paraísos fiscales son otro ejemplo más de cómo la UE mantiene el statu quo, desviando la mirada y permitiendo a las élites continuar su comportamiento extractivo.

La UE debe dar ejemplo y acabar con los paraísos fiscales en los territorios periféricos de sus miembros. Todas las opciones para hacerlo deben mantenerse sobre la mesa: incautación de bienes, prohibiciones de viajar y controles de capital.

Pero los responsables de la toma de decisiones no lo harán por su cuenta: tenemos que presionarlos para que lo hagan, organizarnos para hacer de esa alternativa una realidad. En DiEM25 (*), estamos luchando por una UE justa y democrática. ¡Queremos tenerlos a bordo y escuchar sus opiniones, para que los próximos “papeles del paraíso” nos encuentren aún más unidos!

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*