La elegida por Trump para dirigir la CIA genera controversia

Gina Haspel es la espía elegida por el presidente estadounidense Donald Trump para dirigir la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, la CIA.

Con 33 años de experiencia, Trump la define como “la mejor opción” y defiende su pasado de torturas, señalando que solo “fue dura con el terrorismo”.

El viernes, Haspel presentó su dimisión, si con ello se evitaba un examen profundo de las actividades de la CIA. Pero el presidente continuó insistiendo en su nominación.

“Tenemos a la persona más cualificada, una mujer, que los demócratas quieren fuera porque es demasiado fuerte contra el terror”, precisó en Twitter el gobernante.

La espía privilegió con su postura la protección de la reputación de la Agencia y evitar que temas internos de su funcionamiento salgan a la luz. Pero, ¿será eso posible?

Mañana el Comité de Relaciones Exteriores del Senado tendrá que confirmarla en su nominación al cargo.

Hace dos semanas, más de un centenar de generales retirados pidieron a la Cámara Alta que se analice en profundidad a la actual subdirectora de la CIA, ya que consideran que hay zonas oscuras en su participación en el programa de entrega, detención e interrogatorios de sospechosos de terrorismo.

Para los generales, no puede alegarse que solo seguía órdenes, desde la CIA se pronunciaron recientemente absolviéndola por la destrucción de pruebas sobre la aplicación de torturas.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*