Irán entre marchas a favor y en contra del gobierno

Democracy Now!

El Presidente estadounidense Donald Trump volvió a mostrarse injerencista al escribir en Twitter: “El pueblo de Irán finalmente está reaccionando contra el brutal y corrupto régimen iraní. Todo el dinero que el presidente Obama les dio de manera imprudente está siendo utilizado para el terrorismo y para ensanchar sus arcas. Hay escasez de alimentos, una gran inflación y no se respetan los derechos humanos. Estados Unidos está observando de cerca la situación”.

Evidentemente, las autoridades de la República Islámica no tardaron demasiado en condenar estas declaraciones, además de denunciar la infiltración de agentes de inteligencia extranjeros y de financiación de las revueltas en Irán.

Las muestras de descontento popular dejaron un saldo funesto de 22 personas muertas y cientos tuvieron que ser atendidas por el uso de gases lacrimógenos, camiones hidrantes y balas de goma con las que se reprimió unas manifestaciones que recordaron a las que tuvieron lugar en 2009 en el país persa.

Las protestas, que comenzaron la semana pasada, se extendieron rápidamente a ciudades de todo el país, están motivadas por la alta tasa de desempleo, la desigualdad de los ingresos y los costos de la vivienda.

El pedido del presidente Hassan Rouhani es ambiguo, si bien insta “a todas las fuerzas de seguridad, a las fuerzas policiales que no han utilizado la violencia contra la población, a que actúen con moderación para que nadie resulte herido”. También les exige “que preserven a nuestro país, nuestra nación, nuestra paz y tranquilidad. Para ello debemos actuar de manera firme y decisiva”.

SI bien el presidente es quien tomas las decisiones políticas, existe en Irán un suprapoder que encarna el líder supremo Ali Khamenei. Otro de los motivos por los que la gente se manifestó tiene que ver con el claro tinte teocrático del Estado que conlleva violaciones a los derechos civiles y las libertades de los iraníes.

Cientos de miles de personas han salido este miércoles a las calles de Tabriz, Ahvaz, Joram Abad, Hamedán, Kermanshah, Abadán, Qom, Maraqe, Gorgan y Bushehr, entre otras ciudades, para condenar los actos violentos, cometidos por “agitadores y sediciosos”, mientras las Fuerzas Armadas aseguran que el levantamiento sedicioso ha sido contrarrestado.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*