Giovanna Tipán participó en conversatorio sobre movilidad humana

Giovanna Tipán
Foto: Baby Bustamante

La directora de la Coordinación de Movilidad Humana del Gobierno de Pichincha, Giovanna Tipán, participó en un conversatorio sobre migración organizado por la Universidad San Francisco de Quito. La funcionaria compartió la mesa de diálogo con Elena Calderón, fundadora de la Asociación de venezolanos en Ecuador, Manuela Pig, periodista y catedrática franco-brasileña y Javier Arcentales, asesor de la Defensoría del Pueblo.

Luego de una breve explicación sobre el trabajo que ha venido realizando el Gobierno de Pichincha sobre movilidad humana -en base a las competencias que le otorga la Constitución y el Cootad-, la funcionaria censuró el proceder de las instituciones del Estado frente a la crisis migratoria venezolana.

Desde su visión, no hay una política de movilidad humana. “La única política que tenemos es de control migratorio que se trata de información oficial que no considera el flujo por pasos irregulares donde, además, se violan derechos”, aseguró. A la par cuestionó a los organismos internacionales que trabajan temas de migración. “El rol que cumplen estos organismos es el de hacerle el juego a los gobiernos porque eso determina su permanencia en los países”.

Cabe recordar que el 17 de agosto se presentaron medidas cautelares contra la decisión del gobierno de exigir la presentación del pasaporte a los ciudadanos venezolanos para ingresar al país pues la medida fue considerada anticonstitucional e ilegal ya que violentaba el artículo 84 de la Ley Orgánica de Movilidad Humana donde se establece que “los ciudadanos suramericanos pueden ingresar, circular y salir del territorio ecuatoriano presentando solamente su documento de identificación nacional”.

Los panelistas coincidieron que con la exigencia del pasaporte lo único que se consigue es incrementar los pasos irregulares y “tener población irregular no le conviene a ningún Estado”. Por otra parte, “una crisis humanitaria no se resuelve imponiendo pasaporte”.

Previo al conversatorio, se realizó la presentación de un documental sobre Manuela Pig, quien fue expulsada del país en 2015, en el gobierno de Rafael Correa. De acuerdo a la coyuntura y, desde el punto de vista de Pig, existe un “clasismo” en la migración.

“El apoyo que yo recibí de los ecuatorianos cuando fui expulsada de Ecuador fue inmenso y me pregunto cómo es posible que los mismos ecuatorianos que me apoyaron, hoy se manifiesten en contra de la migración venezolana. Eso indica que hay un clasismo en la migración; es decir, hay los inmigrantes que queremos (el rubio, de ojos azules, con PhD) y los migrantes que no queremos”.

A manera de cierre, Elena Calderón manifestó que la sociedad civil es la que ha dado la respuesta a la crisis migratoria venezolana. “Si bien habido manifestaciones xenofóbicas por otro lado habido también una gran cantidad de ciudadanos “de a pie” que han dado la respuesta de apoyo a los inmigrantes, más allá de las organizaciones y del Estado ha sido la sociedad civil y eso es algo que debo agradecer infinitamente”.

Por Baby Bustamante Bustamante – Periodista de la Coordinación de Movilidad Humana GADPP

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*