Fiscalía recibe de Estados Unidos informe sobre el sueco Ola Bini

Ola Bini, informático sueco. Imagen: Pichincha Universal

Pichincha Universal. A una semana de que concluyan los 120 días de instrucción fiscal por el delito de ataque a la integridad de sistemas informáticos contra el sueco Ola Bini y el ecuatoriano Marco Argüello, la Fiscalía suma información que habría sido extraída de varios discos duros que pertenecían al extranjero y que fueron enviados, a través de asistencia penal internacional, a Estados Unidos para que sea analizados.

La información extraída por expertos del FBI y enviada a través del Departamento de Justicia de Estados Unidos revelaría conversaciones del sueco Bini con personas cercanas a él y a su amigo el hacker australiano y fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Entre estas personas estarían Renata Ávila, abogada guatemalteca de Assange; Felicity Ruby, activista a favor de Assange; y el periodista Glenn Greenwald. Las conversaciones encontradas irían del 2013 al 2015 e incluirían algunas con exfuncionarios del gobierno de Rafael Correa.

Aunque reconoce que conocían que se enviaron varios discos duros para que sean analizados en EE.UU., la defensa de Bini, Carlos Soria, aclara que no puede hablar de la veracidad de lo que constaría en ese informe, pues desconocen de dónde se extrajo la información.

“Ha venido una información del Departamento de Justicia de EE.UU. diciendo que no es que se han desencriptado los discos duros de Bini, sino que les están devolviendo a la Fiscalía los que no se encontraron encriptados. No entendemos cómo no estando encriptados se enviaron a EE.UU. y ahora los devuelven”, apuntó.

Según Soria, las conversaciones personales de su cliente, que no tienen nada que ver con el delito que se investiga, tampoco prueban algún tipo de relación directa de su defendido con el gobierno de Correa. “Lo que sí evidenciamos es que por ser amigo de alguien o haber trabajado con alguien o por haber hablado con alguien se está pretendiendo inculparlo de algún delito, y esto no es así”.

El abogado indicó que el expediente está “contaminado” y lleno de violaciones a la tutela judicial efectiva y al debido proceso. Adelantó que ha pedido a la Fiscalía que haga una investigación por una posible filtración de documentos, pues medios digitales habrían conocido antes que ellos “información reservada”.

Fuente: El Universo.