Explotación petrolera podría convertirse en delito de genocidio

Pedro Bermeo activista de Yasunidos. Foto: Pichincha Universal/AC

Punto Noticias. En la tercera emisión de Punto Noticias, Pedro Bermeo, activista de Yasunidos, aseguró que el gobierno nacional afectó, en el Yasuní, con la explotación petrolera, más de las 300 hectáreas, aprobadas por la Asamblea Nacional.

Contó que ingresaron a los sitios donde están los pozos petroleros, en los que no se utiliza tecnología de punta, como aseguran los funcionarios del régimen, sino la misma tecnología barata. Se están construyendo vías y plataformas, señaló.

Para Bermeo, los datos entregados por el presidente Lenín Moreno, sobre el espacio de explotación, no son reales. Una de las mayores afectaciones, con la explotación del crudo, es el ruido que causa.

La Constitución establece el principio indubio pronatura; es decir, reconoce lo mejor para la naturaleza; y los mejor es que no exista explotación, a criterio de Bermeo.

Yasunidos no reconoce al ministro del Ambiente como un vocero válido para el tema de la defensa de la naturaleza. Cuestionó la falta de acción de Marcelo Mata, quien proviene de la industria petrolera, en la que trabajó durante 10 años.

Con el aumento de la zona intangible, el gobierno permite la explotación en la zona de amortiguamiento y la implementación de la infraestructura petrolera, que para Bermeo viola una serie de medidas nacionales e internacionales.

Podría configurar un delito de genocidio a los pueblos aislados, la ampliación de la zona de explotación petrolera, porque viven del agua y si este líquido está contaminado, ¿qué agua van a tomar?, preguntó.