Empresa de seguridad española espió a Assange durante su estancia en la Embajada de Ecuador en Londres

Varias cámaras de vídeo con audio grabaron desde diciembre de 2017 a marzo de 2018, decenas de entrevistas en las que se trató de su estrategia de defensa

Según información de Diario El País de España, Julian Assange fue espiado las 24 horas del día durante su estancia en la embajada de Ecuador en Londres, en la que permaneció refugiado durante los últimos siete años.

La investigación de este medio español muestra que la empresa de defensa y seguridad privada española Undercover Global S. L., encargada de proteger la legación diplomática en el Reino Unido entre 2012 y 2018, dedicó a sus hombres a captar toda la información posible del fundado de Wikileaks, en especial las reuniones con sus abogados y colaboradores.

Los dispositivos recogieron varios planes secretos para sacarlo de la embajada y llevarlo a Rusia o Cuba, proyectos secretos que finalmente no se ejecutaron por la negativa del activista australiano que los consideraba “una derrota”.

Los reportes de El País muestran que esta actividad de espionaje se desató durante el Gobierno del Presidente Lenín Moreno, que habría pedido monitorizar todos los movimientos del activista, grabar sus conversaciones y recoger su estado de ánimo todos los días. Pero, la obsesión por conocer los secretos de Assange habría llegado hasta el punto de tomar una muestra de las heces de un bebé en un pañal para comprobar si era hijo de Assange y de una de sus más fieles colaboradoras.

Ante estas acusaciones, la empresa de seguridad española respondió los siguiente: “Toda la información es confidencial y pertenece el Gobierno ecuatoriano. Nuestra empresa fue subcontratada por el Gobierno de Ecuador. Nos limitamos a realizar un trabajo. No puedo comentar nada de lo que hicimos allí, no puedo dar ningún detalle. Tenemos nuestras normas éticas y morales y no se vulneró ninguna de ellas».

Fuente: El País