El submarino argentino habría explotado el 15 de noviembre

Infobae

“Estoy segura que sabían desde antes lo que pasó pero nunca nos quisieron decir nada”, dijo la esposa del radarista del submarino argentino desaparecido. El gobierno no pudo seguir escondiendo la información que disponían y que se negaban a dar conocer: había habido una explosión submarina y se siguen buscando los restos de la embarcación.

El vocero de la Armada, Enrique Balbi, fue el encargado de confirmarle a la prensa la detección de la explosión y solo 30 minutos antes fueron puestos en conocimiento de estos hechos los familiares de los 44 tripulantes de la nave. De hecho, quienes no estaban presentes en la sede de la Base Naval de Mar del Plata, recibieron una llamada en la que les confirmaron que “estaban todos muertos”, indicó Luis Tagliapietra, padre del teniente de corbeta que viajaba en el submarino.

La explosión tuvo lugar hace ocho días entre los 200 y mil metros de profundidad. “Son unos cobardes, no nos quisieron decir nada”, dijo Tagliapietra. El parte de la Armada sigue sin confirmar la muerte de los marinos y a estas alturas ya no se sabe qué rédito político busca el gobierno con el manejo de esta información. ¿Esperaban tapar los resultados de la autopsia al cuerpo de Santiago Maldonado? ¿Guardaban esperanzas de la supervivencia de los militares? ¿Eran incapaces de comunicar una noticia trágica?

Algunos periodistas aprovecharon la situación para señalar al gobierno anterior como responsable de la tragedia, en un intento desesperado por proteger a los nuevos dueños de la comunicación en la Argentina: el gobierno de Mauricio Macri.

“Los mataron, mataron a mi hijo”, gritaba el padre de uno de los submarinistas al salir a toda velocidad con su auto de la base naval. La indignación de los familiares es desoladora. Por un lado la forma en que se comunicó toda la información disponible, el destrato de las autoridades y, fundamentalmente, la ineficacia para la búsqueda. “Nos mintieron, nos mintieron”, decía una madre, mientras el hermano de un tripulante señalaba a las cúpulas de la Armada como responsables por las malas condiciones de mantenimiento de la nave.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*