El sistema judicial es revictimizante en casos de violencia sexual: V. Ocaña

Foto: Radio Pichincha Universal / (SE)

El sistema judicial del Ecuador es revictimizante frente a casos de violencia sexual, así lo denunció Verónica Ocaña, víctima de tres sujetos que en febrero de 2017 la habrían violado y pese a tener las pruebas que demuestran el hecho, el tribunal penal los dejó en libertad. 

“A este caso se lo denominó la manada EC, ya que los jueces y el tribunal de audiencias han tenido la mismas perspectivas para justificar la agresión sexual que tres sujetos cometieron en mi contra. Los jueces piden que haya resistencia, agresión física y sangre para poder admitir una agresión sexual”, agregó Ocaña al señalar que durante todo el proceso judicial sus derechos fueron vulnerados cuando en la primera instancia se anuló el trámite por negligencia administrativa de una fiscal que la dejó en la indefensión.

La joven indicó que tras ser víctima de agresión sexual cayó en depresión y pese a su estado anímico fue a la Unidad de Flagrancia a pedir ayuda para saber qué hacer en estos casos, en el lugar no recibió acompañamiento, ni ayuda psicológica. Y luego de que el tribunal dictaminó libertad para los presuntos agresores, Ocaña empezó a recibir amenazas en contra de su vida y la de su hijo menor de edad.

“Basta de este mal sistema judicial donde las persona que hacen daño a la sociedad arreglan por debajo de la mesa”, enfatizó, al invitar a la ciudadanía a realizar un plantón a las afueras del Consejo de la Judicatura ubicado en la 12 de octubre y Francisco Salazar para hacer un llamado a las autoridades.

Alfonso Puente, abogado de Ocaña, calificó este caso como un hecho insólito pues pese a existir elementos de convicción contundentes que determina la responsabilidad penal de los procesados, el juez sobreseyó a dos y ratificó la inocencia de uno.

“Pese a que las pericias toxicológicas, testimonios anticipados y pruebas de ADN, demostraban culpabilidad”, añadió el jurista al detallar que las razones del tribunal para dejar en libertad a los demandados fue la falta de elementos que evidencien su responsabilidad. “Dijeron que el acto fue consensuado pese a que la señora estaba en estado de estupor, no tenía sus cinco sentidos, no podía consentir acceso carnal y sexual”, reiteró.

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*