El gobierno de Lenín Moreno quiso acallar las voces críticas en su contra, según el catedrático Fernando Casado

Foto: Pichincha Universal/AC

Punto Noticias. La Defensoría del Pueblo declaró que, en el caso de la separación del catedrático Fernando Casado del IAEN, hubo afectación a los derechos a la libertad de expresión, opinión, libertad de cátedra, imagen, honor, debido proceso, al trabajo y no discriminación por opiniones políticas.

El catedrático fue separado del cargo de profesor titular del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN) el 27 de agosto del año pasado, tras los cuestionamientos que formuló al presidente de la República, Lenín Moreno.

Fernando Casado, en Punto Noticias, explicó que nunca fue irrespetuoso contra el presidente Moreno. Cree que fue el chivo expiatorio para demostrar al resto de la academia y al resto de las voces críticas que esas eran las consecuencias.

A decir del académico, después de ser separado de su cátedra, otros colegas le comentaron que bajaron muchísimo el tono crítico contra el régimen de Moreno. Cree que su situación sí tuvo un efecto disuasor en otras opiniones que pudieron ser críticas al gobierno.

Según Casado, la justificación del IAEN, para separarlo, fue una reestructuración interna a nivel laboral, que, según la Defensoría del Pueblo, no fue justificada, sino que fue hecha con dedicatoria, para sacarlo de esa institución, por asuntos políticos.

Compartimos la entrevista completa: