¿Desalojarán a los venezolanos de los albergues?

los venezolanos de los albergues
FOTO: Radio Pichincha Universal / CF

Punto Noticias.- Fue a las siete de la mañana. ¡Todo el mundo a pararse que tienen que desalojar! Esa fue la orden que recibieron los venezolanos y venezolanas que están en el albergue Eloy Alfaro (sur de Quito). La noticia les tomó por sorpresa a las 26 personas que ahí se encuentran. De esos 26 hay una familia de 11 miembros: siete adultos, tres niños y un bebé. 

Uno de esos adultos es Flor de María Buitrago. Ella es divorciada y tiene 79 años. Buitrago tiene descalcificación generalizada (artrosis), pero aún así decidió dejar Venezuela. La mujer de estatura media contó que en tiempos de Chávez dirigía un supermercado. «Cuando llegó Maduro, se fue todo al piso», dijo con pesar.

Buitrago llegó a Ecuador tomando aventón y un trecho tuvo que caminar, aunque ella ya no recuerda los nombres de los pueblos. Esta mujer llegó ayer sábado. Su hija Omaira Suárez, quien ya lleva un mes en Ecuador, dijo que su madre presentó vómitos y fiebre.

Ellas y el resto de su familia se quieren quedar en Ecuador. «Ahora si sacan al presidente (Maduro) nos vamos, porque nosotros tenemos casa allá», dijo Suárez. Sin embargo, tienen incertidumbre. Se han enterado de que el presidente venezolano ya no dará cédula a quienes vivan fuera del país y que las casas las invadirán. En las casas de estas mujeres no vive nadie ahora. La mujer de 79 años dice, «mi casita está con soldadura en las puertas«. Su hija duda de esa seguridad que su madre afirma. A ellos no les importa ni les impide eso, a lo mejor nos quitan la casa, sentencia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al pasar las horas, la información del desalojo fue variando. Se les dijo luego que habría «fumigación». Algunos, cuando avisaron temprano que deben desalojar, se fueron. El resto se quedó, «para ver qué pasa». Entre los que se quedan hay una mujer con riesgo de aborto (lleva dos meses gestando), niños y niñas, que no estudian porque no tienen documentos. Otra mujer dio a luz y su recién nacido tuvo que ser operado, aún permanece en el hospital. El papá de esta mujer se encuentra en el albergue Eloy Alfaro.

Una de las mujeres le dijo al capitán que hizo el anuncio que se esperen más tiempo. Le dio la explicación de que su esposo trabajó dos semanas y no le pagaron. ¡Eso no me interesa, no es mi problema! fue el grito que recibió. Como al mediodía, llegó otro anuncio. Uno de los miembros de seguridad del lugar dijo que los que quieren irse pueden hacerlo voluntariamente. Pero, para aquellos que llegaron hace unos días no hay espacio.

La situación de estos migrantes recién llegados, es incierta. Es decir, no se sabe si permanecerán o no en el albergue.

Los venezolanos del albergue cuentan que salen a vender en los semáforos, en las esquinas. Dulces, chocolates, son parte de las cosas que ofrecen. Otros salen a «pedir». Con carteles como «Soy venezolano…» «Maduro arruinó mi vida…» «Ecuador, no todos los venezolanos son malos…» salen a pedir algunas monedas. Algunos les ayudan, otros les insultan. Otros les piden papeles (que muchos no tienen) para poder arrendar un departamento. O les piden un dinero que no tienen: la garantía y un mes de adelanto que equivale como a 300 dólares, el total.

Luego, llegó una funcionaria del MIES. No quiso identificarse pero dijo que habían recibido una alerta, pero no sabía de qué exactamente. La institución está haciendo un levantamiento de información para ayudar con la renta del arriendo por un mes. Sería un apoyo entre el MIES y otras instituciones, dijo. Además, agregó que la Embajada de Venezuela está apoyando, en el marco del Plan Retorno, con el traslado en avión para los venezolanos que deseen regresar a su país.

Pichincha Universal conoció que en el albergue de Quitumbe se ha identificado a una familia de cinco personas que han decidido regresar. En Quitumbe también les habían dicho que tienen que dejar el lugar, pero el 30 de septiembre. «Aunque aquí en El Gatazo (albergue Eloy Alfaro) les han dicho que hasta hoy», dijo la funcionaria.

Los venezolanos de Eloy Alfaro, justamente, quieren quedarse hasta el 30. Todos afirman que necesitan tiempo para poder instalarse en algún lugar.

Finalmente, llegó un funcionario en una camioneta del COE. No quiso dar declaraciones pero dijo que los venezolanos se van a quedar hasta el 30 de septiembre. Se le preguntó, ¿porqué les habían dicho que hoy serían desalojados? Él respondió que eso no fue así, que «fue una confusión». Sin embargo, algunos venezolanos dijeron que no les quedó claro que si se quedaban hasta el 30 de este mes o que iban a consultar si eso es posible.

El funcionario nos dio el contacto de Christian Rivera, director del Centro de Operaciones (COE) de Emergencias del distrito metropolitano. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, la comunicación no se concretó.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*