Derecha gana en Argentina, pero los festejos serán breves

Flickr/Mauricio Macri

El gobierno de Mauricio Macri obtuvo en las elecciones legislativas de la República Argentina un espaldarazo importante imponiéndose en distritos que hasta ahora se le habían negado.

La alianza Cambiemos tejió una red de adhesiones que incluyó a otros espacios políticos históricos, como la Unión Cívica Radical, el partido centenario de la Argentina. Los sectores que se mostraron cercanos al gobierno, aunque le disputaron cargos electivos, obtuvieron fuertes reveses, como los peronistas Sergio Massa o Juan Manuel Urtubey, que eran vistos como posibles relevos del macrismo y ahora se encuentran en posiciones marginales.

La unidad de la derecha, junto al individualismo imperante en las grandes urbes argentinas ha sido suficiente para vencer a una oposición fragmentada.

La expresidenta Cristina Fernández es senadora electa por la provincia de Buenos Aires al obtener un poco más del 37 % de los votos, pese a la constante campaña mediática y judicial en su contra y la realización de una campaña electoral sin fondos.

La izquierda radicalizada ha obtenido, también, una leve mejora, aunque la obtención de votos no se traduce en una presencia mayor en el Parlamento.

A partir de hoy comienzan a regir aumentos en los combustibles, los servicios básicos en el hogar y en la prestación de salud privada, lo que va a continuar redundando en mayor inflación, endeudamiento y desvalorización de la moneda nacional. Los festejos serán breves.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*