Berenice Cordero en lucha contra la pobreza extrema

Foto: Radio Pichincha Universal / (SE)

Berenice Cordero, ministra de Inclusión Económica y Social (MIES), explicó que desde esa cartera de Estado se están impulsando tres misiones, derivadas del Plan Toda Una Vida, que son: Misión Ternura; Menos Pobreza, Más Desarrollo; y Mis Mejores Años. En lo que se refiere a la primera, se busca la disminución de la desnutrición crónica, a través de un trabajo territorial.

La funcionaria, ejemplificó con la labor que se hace en la comunidad amazónica de Taisha, donde al menos el 70% de niños están afectados por la anemia. “Hay que medir la talla y la hemoglobina, y dar un conjunto de prestaciones que buscan asegurar la intervención del Ministerio de Salud, Registro Civil y MIES”, detalló.

En ese marco, Cordero indicó que para trabajar en la ruralidad se han impulsado dos nuevas formas de trabajo, denominadas: “Círculo de Recreación y Aprendizaje”; y la de “Consejería de Familia”. En la primera se busca que los niños reciban dos ingestas de comida en los Centros de Desarrollo Infantil, y en la segunda brindar charlas a los padres de familia sobre prácticas de crianza y educación nutricional.

“Además ahí se realiza una articulación entre el médico de barrio y la educadora familiar, que tendrá un respaldo técnico para que pueda trabajar con una base conceptual”, añadió la Ministra al informar que dicha educadora deberá vivir en la comunidad y trabajar con la autoridad local, pues en ciertas zonas de la Amazonía, por ejemplo, existe un difícil acceso, como es el caso de Taisha.

Para ello, dijo Berenice Cordero, se necesita inyectar USD68 millones que permitirán cubrir 68 mil niños y niñas.  “Hay que generar espacio fiscal para estos programas”.

Respecto, al bono de desarrollo variable, la funcionaria sostuvo que se está actualizando la base de datos de los beneficiarios para ser justos en la entrega de este aporte económico.

“Se hizo un acuerdo con Senplades para hacer un barrido del registro que no ha sido actualizado desde el 2012”, mencionó al indicar que este proceso se está realizando en Esmeraldas, Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas, mientras que para el resto del país el MIES buscará mecanismos de cernido con el fin de lograr justicia social.

“Este bono va  a cerca de un millón de personas en el Ecuador y tiene que ser un instrumento para superar la pobreza extrema (…) Si no se actualiza el instrumento se pueden cometer injusticias, es decir que gente que debe estar no este, o visceversa”, dijo.

ESCUCHE LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ:

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*