El activista Fernando Balda dice que quiere evitar la legalización de «niños trans»

Imagen: Cortesía Ronny Toapanta

Sin embargo, se equivocó en los pasos que debe seguir.

Punto Noticias. El activista político Fernando Balda acudió al CNE a solicitar formularios para recoger firmas con el fin de impedir el matrimonio igualitario y eliminar el Consejo de Participación Ciudadana (CPCCS).

Balda considera que cada asunto debe tener su propio tratamiento. En el caso del matrimonio igualitario, plantea que la ciudadanía apruebe en las urnas si desea o no implementar esta modalidad de unión conyugal.

Declara que su objetivo es también evitar la pretensión de que sea legal “niños trans” en el Ecuador.

«Creemos que han logrado un avance con este dictamen emitido por la Corte Constitucional. Así como ellos (las dos parejas que presentaron la demanda) tienen el derecho a que les den la razón, el resto de ciudadanos tenemos derecho a que millones de ecuatorianos se pronuncie en las urnas, en una consulta popular, con respecto a si el Ecuador está dispuesto o no a que se apruebe el matrimonio igualitario», apuntó el activista político.

A su entender, sobre esta materia debe pronunciarse la Asamblea Nacional. «El hecho de que la Corte Constitucional les haya dado la razón, no quiere decir que ellos, con ese dictamen, puedan ir al Registro Civil y contraer matrimonio. Ellos tienen que sujetarse a un proceso, esto tiene que ir a la Asamblea Nacional», insistió.

Sobre la desaparición del CPCCS, considera que la vía es una asamblea constituyente. «La sociedad ecuatoriana ha intentado de todas las maneras posibles que este organismo sea funcional y al servicio de los ecuatorianos; hoy ellos no comenzaron con el pie derecho. La única forma de eliminar la estructura orgánica del Estado es a través de una Asamblea constituyente», declaró.

Sobre el procedimiento para plantear una consulta popular, Balda dijo que la solicitud la realizó al CNE, para que este organismo consulte a la Corte Constitucional sobre el dictamen de constitucionalidad.

Al respecto, el vocal del CNE, José Cabrera, explicó que, en los dos casos, primero se debe remitir las preguntas de la consulta popular a la Corte Constitucional, para que esta apruebe el dictamen de constitucionalidad.

Posteriormente, el CNE entregará los formularios para la recolección de las firmas que respalden el pedido de convocatoria a la consulta popular, para lo que se requiere el 5% del padrón nacional, según dispone el Código de la Democracia. En el caso de asamblea constituyente, el requisito es el 12%, recordó Cabrera.

En el caso de la consulta popular sobre el matrimonio igualitario, para ser convocada, se requieren de 663 mil 99 firmas de respaldo; y, para la asamblea constituyente un millón 592 mil 159 firmas.

Balda, ignorante de este procedimiento, se acercó primero al CNE, cuando debió llevar las preguntas a la Corte Constitucional; es porque no tiene las preguntas de las consultas populares que propone.