Aprobada en Argentina ley que facilita donaciones de órganos

donaciones de órganos
wagnercvilela/pixabay

La niña de 12 años Justina se murió esperando un corazón para ser trasplantada. En homenaje a ella y para que estas cosas dejen de ocurrir en la Argentina, se bautizó a una ley para que todos los mayores sean considerados donantes, a menos que hayan manifestado lo contrario en vida, como “Ley Justina”.

Aprobada ayer en la Cámara de Diputados esta ley permitirá que haya muchas más opciones de donación, ya que todos los órganos utilizables de las personas de más de 18 años que hayan muerto y no hayan dejado constancia de su oposición a ser donante, serán tenidos en cuenta.

De este modo se elimina el protocolo por el que los familiares debían consentir la donación de los órganos de las personas difuntas, cuyo proceso podía llevar tiempo y no permitir que se realizaran las donaciones.

El nuevo Régimen de Donación de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células fue aprobado por unanimidad con los votos a favor de los 202 diputados presentes, y tras ello quedó pendiente de su reglamentación por el Gobierno. La norma regula la obtención y utilización de órganos, tejidos y también células para la investigación, donación, extracción, trasplante y seguimiento del paciente.

Según cifras del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) difundidas durante el debate legislativo hay en Argentina 7.730 personas que aguardan recibir un órgano para salvar su vida. Además, apenas el 6,4 por ciento de los argentinos manifestó su voluntad de ser donante. Hasta hoy la normativa en el país estipulaba que cada persona debía expresar su decisión de donar.

Con información de Deutsche Welle.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*