Acuerdo legislativo con desacuerdos crea problemas

acuerdo legislativo
La nueva Comisión de Fiscalización la preside Johanna Cedeño. Imagen representativa: AN

Punto Noticias. Ahora se confirma que el acuerdo legislativo, entre Alianza PAIS (AP), CREO, BADI y BIN, no es del agrado de todos los legisladores de las mencionadas bancadas políticas.

El reparto de las presidencias y vicepresidencias de las comisiones permanentes dejó a varios parlamentarios insatisfechos, sobre todo para quienes se negociaron estas. En la bancada de CREO, Byron Suquilanda está molesto con el coordinador de la bancada Luis Pachala, porque, según señala, no supo imponer las propuestas de su bloque al momento de negociar. Tampoco está conforme con que a su compañero Héctor Yépez le hayan entregado la presidencia de la mesa de Gobiernos Autónomos; Suquilanda quiere por lo menos la vicepresidencia.

 

Pachala está consciente del descontento de su coideario Suquilanda, y de otros, pero se justifica con el argumento que no a todos se les puede contentar en un 100%. Espera que sus compañeros de bancada asimilen el acuerdo “por la gobernabilidad”.

En el caso de la bancada de AP, se dieron cuenta de que estaban perdiendo mucho espacio de poder al soltar las presidencias de algunas comisiones. Es por eso que en Fiscalización decidieron irrespetar el acuerdo y poner en la presidencia a su legisladora Johanna Cedeño quitándole a Eliseo Azuero, incumpliendo lo estipulado en el pacto; y Ximena Peña lo sabe.

 

Los del acuerdo parlamentario tampoco previeron colocar en las comisiones una mayoría que les permita ejecutar el pacto y colocar en las presidencias a quienes fueron previamente designados. Eso llevó a que, por ejemplo, la sesión de la mesa de Educación haya sido suspendida, por temor a que otro asambleísta, que no es del acuerdo, se quedara con la presidencia y no Jeannine Cruz, de CREO.

 

Lo que temían los del pacto sucedió en la Comisión de Derechos de los Trabajadores, en donde una mayoría conformada por socialcristianos, correístas y CREO, a pesar de ser parte del acuerdo, pusieron en la presidencia a Vicente Taiano, del PSC, porque no quisieron que María José Carrión, de AP, sea la presidenta, como establecían las negociaciones.

Ahora buscan las maneras legales de echar abajo la designación de Taiano e imponer el acuerdo; es decir, devolver la presidencia de la mesa a Carrión, aunque una mayoría no esté de acuerdo.