UNICEF alerta sobre creciente violencia en las escuelas

violencia en las escuelas
Succo/pixabay

La mitad de los estudiantes con edades comprendidas entre los 13 y los 15 años dicen haber sufrido algún tipo de violencia en los establecimientos educativos y un tercio de ellos admitió haber sufrido acoso escolar.

Esto lo expone el informe de UNICEF que lleva por título “Violencia en las escuelas: una lección diaria”, donde se muestra que la violencia afecta todos los rincones del planeta.

El acoso escolar a un menor de cada tres es un dato escalofriante. Incluso, el informe asegura que 17 millones de adolescentes admiten haber acosado a otro compañero o compañera. Las minorías étnicas, los adolescentes LGBTI y los menores con alguna discapacidad son quienes corren más riesgo de sufrir acoso. Esta práctica también excede a las paredes de las escuelas, ya que en muchos casos ocurren también en internet y mensajería celular.

“En un mundo digital, los acosadores pueden diseminar violencia, palabras e imágenes hirientes y humillantes tan solo con apretar un botón”, resalta el informe.

Las consecuencias del ciberacoso están detalladas en el informe: peor rendimiento en clase, problemas de salud, más facilidad en el consumo de drogas, incluido el alcohol y en faltar a clase. Aunque también se detallan casos de suicidio.

Las niñas sufren mayor carga de violencia psicológica, mientras que los niños violencia física y amenazas. El 30 % de los menores de entre 13 y 15 años aseguran haber participado de alguna pelea a golpes y los índices han aumentado en lo que se refiere al uso de armas de fuego y armas blancas en las escuelas.

“La educación es fundamental para construir sociedades pacíficas y, sin embargo, para millones de niños la escuela no es un lugar seguro”, aseguró la Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore. Para Fore, “los estudiantes se enfrentan cada día a múltiples peligros, como peleas, la presión de unirse a las bandas, acoso (en persona y en internet), disciplina violenta, agresiones sexuales y violencia armada”.

“A corto plazo, esto perjudica su aprendizaje; a largo plazo, puede acarrear depresión y ansiedad y puede llevar al suicidio. La violencia es una lección difícil de olvidar que ningún niño tiene que aprender”, dice la directora ejecutiva en una nota de Prensa ONU.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*