Temer adopta medidas para favorecer el trabajo esclavo

Brasil de Fato

Tras haber llegado al sillón presidencial con un golpe parlamentario, Michel Temer está dispuesto a todo para mantenerse en el poder. Ayer consiguió que la comisión legislativa que investigaba un nuevo caso de corrupción le pidiera al resto de los diputados que votaran para que se archivase la denuncia. ¿Pero cómo llegó hasta ahí?

La denuncia era la más grave presentada contra él y su entorno, ya que se los acusaba de formar una banda criminal y de obstruir a la justicia. Recibiendo en su despacho a los diputados fue adquiriendo las voluntades a través de la “liberación” de recursos, distribuyendo cargos y puestos políticos, además de promover proyectos de ley de los grupos concentrados económicos y religiosos.

Como ejemplo, basta un botón. Temer buscó contentar a los 200 diputados de la “bancada ruralista” (los empresarios del agro negocio), que vieron como el gobierno aprobó medidas que impedirán el control y punición del trabajo esclavo. Sin ningún prurito en contradecir el Código Penal brasileño, para el cual el trabajo esclavo es un delito.

Las nuevas medidas dejan a criterio del empleador qué serían condiciones degradantes de trabajo y qué sería “restricción de la libertad”. De hecho, según la normativa si no hay uso de la fuerza, no hay esclavitud.

Un presidente con menos del 5 % de aprobación de su gobierno, solo puede mantenerse en el cargo comprando tiempo, a cambio de medidas cada vez más impopulares y que sacan a Brasil de la vanguardia de la defensa de los derechos laborales, para convertirlo en un país esclavista y promotor de la explotación más brutal.

El gobierno más obscenamente corrupto de la historia del Brasil, cuenta entre sus ministros a Blairo Maggi, en la cartera de Agricultura, enorme productor de soja transgénico y terrateniente, quien dijo sobre las medidas adoptadas por el Ejecutivo que “solo tenemos que celebrar”.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*