Situación política de Bolivia es compleja, según periodista de ese país

Periodista boliviano Mario Rodríguez, de Radio Wayna Tambo, de El Alto

Mario Rodríguez rememoró la línea de tiempo hasta la renuncia de Evo Morales.

Punto Noticias. En opinión del periodista boliviano Mario Rodríguez, de Radio Wayna Tambo, de El Alto, la situación de crisis que atraviesa Bolivia es el resultado de una estrategia bastante sostenida, desde el año 2016, por parte de los sectores opositores de derecha, para generar un ambiente que invalide cualquier resultado electoral que diera el triunfo a Evo Morales, en los comicios del pasado 20 de octubre.

Cree que los problemas y descontento de los perdedores también fueron consecuencia de un mal trabajo del Tribunal Supremo Electoral, que dio pie a especulaciones sobre indicios de manipulación del voto, a favor de Morales, que no han sido comprobadas hasta el momento.

Aclaró que aquellas especulaciones no cuestionaron la victoria de Evo en primera vuelta, sino si el triunfo era lo suficientemente amplio como para ganar la Presidencia en primera vuelta o si había la necesidad de una segunda vuelta.

Rememoró que, al día siguiente de las elecciones se empezó a generar una movilización en el país, articulada por todos los sectores opositores a Morales, y rápidamente se posicionó el tema del fraude electoral, como elemento central.

“La primera consigna de estas movilizaciones era “segunda vuelta” y después, en el proceso, la consigna varió a la anulación total de las elecciones, más la renuncia del entonces presidente Evo Morales”, recordó el periodista boliviano.

La renuncia de Morales a la Presidencia de la República, el domingo 10 de noviembre, fue provocada por la insinuación hecha por el Ejército y la pérdida de respaldo de la Policía Nacional, más la presión internacional por parte de la OEA, que aludió en su informe al supuesto fraude electoral, de acuerdo a lo que contó Mario Rodríguez.

Para dar cuenta de la complejidad de la situación política actual, el periodista contó que a los dos días de posesionada la autoproclamada Presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, Rusia, que se suponía un aliado internacional del Gobierno de Evo Morales, la reconoció como presidenta interina.