Prefecta Pabón impulsa el legado de Oswaldo Guayasamín, en la provincia

foto: Prefectura

Este sábado se cumplieron 100 años del natalicio del “Pintor de Iberoamérica”

Punto Noticias.- La Capilla del Hombre, un majestuoso museo asentado sobre el cerro Guangüiltagua se vistió de colores para celebrar los 100 años del natalicio de su creador, Oswaldo Guayasamín, uno de los artistas latinoamericanos más importante del siglo XX.

En medio de música, danza y discursos se recordó la obra humanista del pintor, escultor y dibujante ecuatoriano, también conocido como el “Pintor de Iberoamérica”.

Y es que para Guayasamín, los indios, los mestizos y los negros eran quienes siempre prevalecían en sus obras. Los rasgos precisos jamás se desdibujaron ni tampoco su esencia. “Yo soy indio carajo”, repetía incesantemente.

Para Pablo Guayasamín, su padre constituye un símbolo de libertad, de independencia y de la voz de los pueblos.

Es por eso que las muestras de respeto, cariño y admiración se hicieron presentes desde distintos sectores en este evento.

La prefecta de Pichincha, Paola Pabón, no dejó pasar la oportunidad para resaltar la obra, la luchas y los sueños de este genio de Iberoamérica.

Desde la tarima y con voz firme agradeció a la familia Guayasamín por contribuir con el arte en la provincia y el país. Y al maestro lo declaró hijo de Pichincha por su gran trayectoria.

La lucha contra la injusticia social, el reconocimiento de su identidad y el orgullo de ser ecuatoriano fueron los valores en los que centró su intervención para destacar la trayectoria de este hombre justo y humano, como lo calificó.

Para Pabón, el legado del maestro Guayasamín es maravilloso, es por eso que el Gobierno de Pichincha abrirá las puertas para una exposición de sus obras, a partir del 19 de julio.

Quienes transiten, además, por la autopista General Rumiñahui también podrán distinguir las obras del “Pintor de Iberoamérica”.

Pero el legado de Oswaldo Guaysamín no se quedará allí, sino que recorrerá las zonas rurales de los ocho cantones de la provincia con una muestra itinerante. Así, Oswaldo Guayasamín seguirá viviendo, mientras se encienda una luz.

Fuente: Prefectura, Pichincha Universal