Poma llegó a la Asamblea a dar su versión sobre los hechos por los que se lo acusa

Foto: Asamblea Nacional

El alcalde de Quito, así como un grupo de policías también dieron sus testimonios.

Punto Noticias.- Custodiado por un policía, el asambleísta Yofre Poma compareció, este jueves 7 de noviembre, ante la Comisión Multipartidista de la Asamblea Nacional para explicar su caso.

Poma, quien afronta un proceso judicial por paralización de servicios públicos durante las protestas de octubre, cumple con la prisión preventiva en la Cárcel 4 de Quito, mientras se investigan los hechos a los que se lo vincula.

Durante la diligencia, el legislador señaló que confía en que, este viernes 8 de noviembre, la Corte Nacional de Justicia (CNJ) lo declare inocente de los cargos que se le imputan, durante la audiencia en la que se dictará sentencia para él y otras 8 personas en el caso denominado “Los 9 de Sucumbíos”.

El asambleísta dijo que ingresó a las instalaciones de Petroecuador para calmar los ánimos de la gente que protestaba en ese lugar.

“En el proceso de juicio se demostró mi inocencia porque el delito sobre el que me acusa la Fiscalía es por interrupción de un servicio público, mismo que debe hacerse de manera directa, y yo no manipulé ningún equipo o amenacé a persona alguna”, expresó.

Las declaraciones de Poma recibieron el respaldo de algunos asambleístas, entre ellos de Doris Soliz, quien se solidarizó y dijo que la detención fue arbitraria.

A la misma diligencia acudió el periodista Freddy Paredes, quien dio su versión sobre la agresión de la que fue víctima.

Asimismo, Julio Toroche, brigadista médico, relató que durante los días más álgidos del paro, “el equipo de socorro colapsó en el sector de El Arbolito, debido a la gran cantidad de heridos y personas desmayadas producto de las protestas”.

Además, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, negó que existieran conversaciones con la prefecta de Pichincha, Paola Pabón y mencionó que está a favor de la democracia.

Yunda explicó que durante los días de protesta más de 200 agentes fueron agredidos y aproximadamente 100 motos afectadas.

Indicó que los daños que se registraron en la ciudad ascienden a 1,3 millones de dólares.

A su vez, grupos de policías que fueron retenidos en Calderón y en la Casa de la Cultura expresaron su indignación por lo que tuvieron que pasar, principalmente las mujeres, quienes fueron acosadas.

En tanto, legisladores como César Rohon (PSC) y Héctor Yépez (CREO) respaldaron la labor ejecutada por las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional durante las manifestaciones.

Fuente: Asamblea Nacional, Ecuavisa, redes sociales