Nuevo cruce tarifario EE.UU.-China desploma bolsas asiáticas

Pérdidas se replicaron en mercados como los de Taiwán, Singapur, Australia, Indonesia y Japón

El nuevo intercambio de alzas tarifarias entre Estados Unidos y China derrumbó hoy las bolsas asiáticas con la añadida inquietud sobre la prolongación de la guerra comercial que enfrenta a ambas potencias desde el año pasado.

Este lunes abrió funesto y a la baja para las acciones en las principales plazas de la zona, los precios del petróleo y la confianza de los inversores.

En China continental el Shanghai Composite cayó 1,3 por ciento hasta ubicarse en 2,860.87 puntos; el Hang Seng de Hong Kong descendió 3,2 por ciento para quedar en 25,352.56; mientras el índice de Shenzhen se desplomó 1,6 por ciento y registró 2,851.02.

Las pérdidas se replicaron en mercados como los de Taiwán, Singapur, Australia, Indonesia y Japón, pero también se extendieron más allá de la zona con el cierre en rojo de las plazas de Nueva York y Londres. Mientras, el yuan -la moneda nacional china- tocó su nivel más bajo en 11 años, pues hoy se cotiza a 7,1425 unidades por cada dólar.

De igual manera se resintieron los precios del petróleo. El estadounidense WTI perdió 87 centavos y bajó a 53,30 dólares por barril, y el Brent bajó 78 centavos para quedar en 58,56 dólares por barril.

El sector financiero y bursátil reaccionó así a la decisión el viernes del presidente norteamericano, Donald Trump, de proceder con una nueva tanda de aranceles por 550 mil millones de dólares en represalia a la subida anunciada ese mismo día por China.

La nación asiática informó la imposición de tributos por 75 mil millones de dólares sobre cinco mil 78 productos estadounidenses luego que el pasado día 15 Washington dio a conocer una acción similar que agudizó la discordia bilateral.

El agrio conflicto entre la primera y segunda potencia del orbe cumplió en marzo pasado un año y lo desató investigaciones de la Casa Blanca sobre los supuestos esfuerzos chinos que distorsionan el mercado nacional para forzar, presionar y robar tecnología y propiedad intelectual estadounidense.

Después de vivir momentos de peligrosa tensión, las aguas se apaciguaron un poco entre Beijing y Washington, lograron reanudar las pláticas y encontrar un punto medio en cuestiones importantes como la protección de los derechos de propiedad intelectual, la transferencia tecnológica, agricultura, servicios y tasas de cambios.

Pero el pleito volvió al cruce de disparos arancelarios en mayo pasado, luego de seis meses de tregua durante la cual las dos potencias estuvieron bien cerca de lograr un convenio, pues ya se habían puesto de acuerdo en muchos puntos conflictivos.