Estados Unidos es sacudido por impeachment contra Donald Trump

La retención de 400 millones de dólares para ayuda militar en Ucrania, razonan los miembros de la fuerza azul, que fueron desviados para que Kiev realice la pesquisa contra el exvicepresidente.

Washington, la investigación de impeachment (juicio político) que realiza hoy la Cámara de Representantes contra el presidente Donald Trump, dominó la agenda noticiosa estadounidense durante los últimos días y continuará acaparando titulares en las semanas venideras.

La tercera participación del mandatario republicano en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, donde estuvo de lunes a jueves, y sus encuentros bilaterales con diversos líderes mundiales, pasaron a un segundo plano debido al escándalo que envolvió al gobernante en Washington D.C.

Después de meses de divisiones entre los demócratas acerca de un posible proceso de impeachment contra el jefe de la Casa Blanca, desde el pasado fin de semana crecieron las filas de quienes querían iniciar ese procedimiento, tras difundirse reportes sobre una conversación telefónica entre el presidente norteamericano y su homólogo de Ucrania, Volodymyr Zelensky.

El diario The Wall Street Journal fue el primero en informar que en ese diálogo, el cual tuvo lugar en julio pasado, Trump presionó a su par del país europeo para que investigara al exvicepresidente y aspirante presidencial demócrata Joe Biden y a su hijo Hunter por los vínculos de este último con una empresa ucraniana de gas natural.

También se dieron a conocer revelaciones de que solo una semana antes de esa llamada, el gobernante ordenó retener 400 millones de dólares de ayuda militar destinada a Ucrania, lo que hace pensar a miembros de la fuerza azul, que Trump quiso usar esa asistencia como moneda de cambio para que Kiev realizara la pesquisa contra su rival político.

Asimismo, miembros del Congreso tuvieron confrontaciones con el Ejecutivo tras divulgarse la existencia de una queja, realizada por un denunciante de la comunidad de inteligencia relacionada precisamente con las interacciones del mandatario con Ucrania.

Todos esos elementos llevaron a que el martes la presidenta de la Cámara Baja de mayoría demócrata, Nancy Pelosi, diera a conocer el lanzamiento de una investigación de juicio político contra el mandatario, lo cual constituye el paso previo de ese órgano antes de determinar si acusa al presidente para buscar su destitución.

En los dos días siguientes a ese anuncio, la Casa Blanca publicó una transcripción no literal del diálogo ente Trump y Zelensky, y una versión de la queja del denunciante.

Mientras el primero de esos documentos confirmó que Trump instó a indagar sobre Biden, el segundo mostró que el denunciante dijo haber recibido información, de que el presidente estaba usando el poder de su oficina, para solicitar la interferencia de un Gobierno extranjero en las elecciones de 2020.

Dada la actual correlación de fuerzas en el Congreso, con el control del Senado en manos de los republicanos, un impeachment tiene posibilidades casi nulas de provocar que el jefe de la Casa Blanca salga del cargo, porque la mayoría de los miembros del partido rojo hasta el momento han dado su apoyo al mandatario.

Pero el proceso debe tener un impacto importante en la actual coyuntura política del país, que se encuentra envuelto en la campaña electoral de cara a los comicios de noviembre de 2020, aunque está por ver quién saldrá beneficiado y quién perjudicado.

Trump rechaza todos los cuestionamientos de los demócratas, al manifestar que no hubo nada inapropiado en su conversación con el presidente ucraniano y que no ofreció nada a cambio de la pesquisa sobre el otrora vicemandatario. Asimismo, insiste en acusar a Biden de haber buscado la salida del cargo del exfiscal ucraniano Viktor Shokin para evitar que investigara a la compañía de gas vinculada con su hijo, a pesar de que no ha habido pruebas de que el exvicepresidente actuara de forma corrupta o fuera influenciado por el trabajo de Hunter en Ucrania.

Todos los hechos vinculados a este tema son el inicio de lo que debe convertirse en una búsqueda incisiva de pruebas en la investigación de impeachment, que ya es apoyada por 223 de los 235 demócratas de la Cámara Baja, según la cadena televisiva CNN.

Como parte de la investigación que se lleva a cabo, los titulares de tres comités de ese órgano legislativo solicitaron este viernes al secretario de Estado, Mike Pompeo, la entrega de documentos relacionados con las interacciones entre Estados Unidos y la nación europea.

Fuente: Prensa Latina