Espinosa se tomó cinco horas para defenderse y exigió el archivo del pedido de juicio político

Foto: Comisión de Fiscalización de la Asamblea

La asambleísta Mae Montaño calificó de “festival de mentiras” a la comparecencia de Espinosa.

Punto Noticias.- La exministra de Salud, Verónica Espinosa, exigió el archivo del pedido de juicio político que la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional tramita en su contra.

La exfuncionaria se tomó cinco horas para presentar sus descargos y negó haber incumplido con sus funciones como lo sostienen los asambleístas Mae Montaño (exCREO) y Boris Estupiñán (PSC).

“Es un caso de persecución política para capitalizar un show mediático”, aseveró ante la Comisión, a la que llegó acompañada por miembros de una fundación.

Espinosa calificó de contradictorios los argumentos de Montaño y Estupiñán, quienes piden que sea sancionada por supuestas fallas en el control y vigilancia de los medicamentos de la red de salud.

Añadió que “estos criterios carecen de fundamento porque son desapegados de la Constitución y la Ley y por tanto este proceso debe ser archivado”.

La exfuncionaria negó las fallas en la aplicación de las pruebas rápidas para la detección del VIH en el sistema sanitario del país y aseguró que los insumos sí cuentan con registro sanitario y certificaciones internacionales.

Atribuyó las denuncias a una «falta de probidad» y «negligencia» de David Salomón, un funcionario de la Agencia de Regulación y Control Sanitario (Arcsa).

“No existen víctimas. Estas son pruebas de tamizaje. Luego al 100% de las personas se les hizo una prueba confirmatoria para determinar si requerían de tratamiento o no”, precisó, no sin antes mencionar que no dio ninguna orden a Salomón para que cambie los resultados de los informes.

Los asambleístas de la Comisión también le pidieron explicaciones sobre la incineración de 1,3 millones de dosis de paracetamol caducado. Ante eso, Espinosa respondió que el problema se detectó en bodegas y que no llegó a ser suministrado a ningún paciente.

Comentó que en los dos años y medio que se desempeñó como Ministra de Salud, entre enero de 2017 y junio de 2019, respondió a por lo menos 600 pedidos de información de la Asamblea.

A su juicio, el proceso nace de un “análisis subjetivo” de siete notas de prensa, y de una campaña de desprestigio en su contra de la que acusó a empresas farmacéuticas, que presionarían por la actualización del cuadro básico de medicamentos.

En respuesta entregó a la Comisión documentos, y seis discos compactos con 14.078 notas de prensa sobre su gestión.

En tanto, la asambleísta Montaño calificó como “el festival de las mentiras” a la comparecencia de la exministra.

La Comisión tiene hasta el 28 de julio para presentar un informe sobre este caso.

Fuente: El Comercio, Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional