Escandaloso cambio de gabinete en el gobierno de Temer: corrupción, extorsión y hasta abuso sexual infantil

Mídia Ninja

Por Bruno Bimbi vía Nodal

La designación de la nueva ministra de Trabajo de Brasil simboliza de forma casi perfecta la verdadera cara del gobierno de Michel Temer. La ahora exdiputada Cristiane Brasil, que asumirá el cargo en reemplazo de Ronaldo Nogueira, es hija del también exdiputado Roberto Jefferson, condenado en 2012 a siete años y catorce días de prisión por cohecho y lavado de dinero luego de haber confesado, como “arrepentido”, que vendió el apoyo de su partido en el Congreso al gobierno de Lula por 20 millones de reales, cuatro de los cuales fueron para él. El escándalo que llevó a Jefferson a la cárcel fue conocido como “mensalão” —un caso similar a la “Banelco” de De la Rúa— y también provocó la prisión del ex jefe de gabinete, José Dirceu.

El papá de la nueva ministra estuvo preso apenas dos años, entre 2014 y 2016, cuando fue beneficiado con un indulto. Ayer, al borde de las lágrimas, fue el encargado de anunciar la designación de Cristiane, que no usa su apellido. Dijo que la elección de Temer significaba un “rescate” de su imagen.

La nueva ministra, que votó a favor del impeachment de Dilma Rousseff y apoyó todas las reformas de Temer en el Congreso, parece haber seguido los caminos de su padre, y no solo por su vocación política. Según delató a la justicia el exejecutivo de Odebrecht Leandro Andrade, Cristiane recibió en 2012 —el mismo año de la condena de papá— 200 mil reales de coima de la empresa constructora para financiar su campaña.

Ella niega todo. Andrade contó a la justicia que el día de la entrega del dinero, el operador de la cueva que debía traerlo se atrasó. La diputada esperaba en la antesala de su oficina y estaba muy nerviosa, lo que asustó a su secretaria. Cuando el dinero finalmente llegó y el ejecutivo la hizo pasar, Cristiane vio la webcam de su computadora y se puso paranoica, pensando que la estaba filmando. Andrade tuvo que arrancar la cámara y tirarla al piso para tranquilizarla.

Con la jura de Cristiane Brasil en el ministerio, su banca de diputada pasa para su suplente, Nelson Nahim. Hermano del exgobernador de Río de Janeiro Anthony Garotinho, Nahin también acumula un importante prontuario familiar. Garotinho, uno de los líderes del interbloque evangélico en el parlamento, fue preso varias veces, al igual que su esposa, la también exgobernadora Rosinha. Acusado de asociación ilícita, extorsión, irregularidades en la rendición de cuentas de su campaña y otros crímenes, fue liberado en diciembre de la prisión preventiva por el juez Gilmar Mendes, del Supremo Tribunal Federal, famoso por sus decisiones que simpre benefician a políticos y empresarios corruptos con problemas judiciales.

Pero, además de ser hermano de Garotinho, el suplente de la ministra tiene prontuario propio: en 2016, Nahim fue condenado a 12 años de prisión por abuso sexual infantil. El político fue preso junto a otras 13 personas acusadas de formar parte de una red de exploración sexual de adolescentes, a las que obligaban a prostituirse. Además, el flamante diputado es acusado de mantener relaciones con una de las chicas, de 15 años, considerada su “favorita”. Después de estar cuatro meses preso, consiguió salir en libertad mientras se resuelve la apelación.

El antecesor de Cristiane Brasil en el ministerio, Ronaldo Nogueira, es un pastor evangélico —al igual que Garotinho— de la iglesia Asamblea de Dios. En diciembre, fue acusado por el Ministerio Público del Trabajo por mal desempeño de sus funciones, por firmar diversas resoluciones que favorecían el trabajo esclavo.

Más que currículum, para formar parte del gobierno brasileño hacen falta causas judiciales. Así es la gestión del presidente Michel Temer. Más que un gobierno, una asociación ilícita.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*