El cierre de Pichincha Universal es violatorio a los derechos humanos, según María Dolores Miño

María Dolores Miño, experta en derechos humanos. Imagen: Pichincha Universal/SER

Punto Noticias. A criterio de María Dolores Miño, experta en derechos humanos, la resolución de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel), que busca cerrar las frecuencias de radio Pichincha Universal, preocupa, porque viola el derecho a la libertad de expresión.

En su opinión, la posición de Arcotel se enmarca en una situación generalizada de un manejo inadecuado de ciertos hechos del paro, que son retos grandes para cualquier persona que esté en el ejercicio del poder.

“Pero, precisamente, son esas situaciones espinosas y fuera de lo normal las que ponen a prueba la calidad de la que está hecho un gobierno y, sobre todo, si es respetuoso o no con los derechos humanos”, advirtió la experta.

Miño comparte el criterio de que el Estado tiene que investigar y sancionar los excesos, si los hubo, porque está dentro de sus competencias. Pero, en ese ejercicio de control, no se pueden violentar derechos humanos.

En el caso de Pichincha Universal, insistió en exteriorizar su preocupación, porque cree que se replican prácticas que en el Gobierno anterior criticaban como violatorias a los derechos humanos.

“El cierre de una radio, la remoción del título habilitante, que impide a la radio seguir funcionando, es, de acuerdo a los estándares internacionales, reiterados tanto por la Corte Interamericana, como por la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, una medida de última ratio. Es decir, la sanción más severa que se le puede imponer a un medio y la más lesiva, además, porque a partir de esa decisión el medio no puede funcionar más”, sentenció.

Para Miño, si la emisora incurrió en excesos, hay métodos y medios menos lesivos que el cierre de la radio con los que se hubiera podido sancionar.