Ecuador es inconsistente en ayuda a venezolanos, asegura Refugees Internacional

Foto: La Hora

Nuestro país es el cuarto territorio que acoge venezolanos en América Latina después de Colombia, Perú y Chile.

En un informe de 22 páginas este lunes 17 de junio del 2019, la ONG Refugees International (RI) con sede en EE.UU. advierte que el recibimiento que los migrantes venezolanos han tenido en Ecuador ha sido «inconsistente» con sus propias leyes y de que, a pesar de sus avanzada legislación, en la práctica «algunas políticas» de su gobierno les impiden «acceder a sus derechos».

El organismo internacional recalca la difícil situación de muchos de los más de 221 000 venezolanos que se han radicado en el país andino, de los 1,2 millones que han pasado por él desde 2015.

«La llegada de tantos en un corto período de tiempo ha puesto al límite la capacidad institucional de Ecuador», señala un documento titulado ‘Una frágil bienvenida: la respuesta de Ecuador a la llegada de migrantes y refugiados venezolanos’.

Una investigación de campo hecha por esta institución en el mes de marzo de 2019, indica que la situación de los venezolanos en Ecuador ha llegado «a un momento crítico» y que «muchos no tienen acceso a servicios sociales, incluidos los de salud, educación, vivienda o sustento».

Refugees Internacional señala que entre los factores para esta crisis está la falta de respuesta por parte de las autoridades ecuatorianas, la falta de recursos para lidiar con el problema y una serie de cambios que «parecen tener motivaciones políticas» y fueron producto de «incrementos en las llegadas, cambios de tendencia en la opinión pública o incluso brotes de xenofobia».

Este informe también precisa que Ecuador alberga a la mayor cantidad de refugiados en América Latina, la gran mayoría de ellos, unos 60 000, colombianos y que las modificaciones en el sistema de gobierno afectaron a la «credibilidad como líder regional» en materia migratoria.

Este documento indica: «Como resultado, la ONU recientemente advirtió de que a pesar de su marco legal, el acceso a la regularización es actualmente uno de los principales retos de los venezolanos en Ecuador».

Venezolanos desplazados, representantes de ONG locales e internacionales, y grupos de la sociedad civil, así como con funcionarios de agencias de la ONU y de los gobiernos de Ecuador y EE.UU, se reunieron con los investigadores de la RI.

Según los datos de la organización, que coinciden con los que maneja el gobierno nacional, unos 221 000 refugiados y migrantes venezolanos se han quedado en Ecuador, de este número 98 000 tenían regularizado su estatus a diciembre de 2018.

La crisis migratoria en Venezuela se agravará aún mas según pronostica la Cancillería del Ecuador, con lo que los refugiados podrían llegar al medio millón para finales de año. Nuestro país es el cuarto receptor de venezolanos en América Latina después de Colombia, Perú y Chile.

RI sostiene que «la comunidad internacional, que comparte la responsabilidad de los venezolanos en Ecuador, debe brindar apoyo adicional» y apunta que, «sin ella, las instituciones de Ecuador pueden verse abrumadas por la afluencia continua de refugiados y migrantes».

Entre varias de las recomendaciones este organismo exhorta a la comunidad internacional de donantes a financiar los 738 millones de dólares que son necesarios para abordar el problema de la migración venezolana, de los que 117 millones corresponderían a Ecuador, que hasta el momento ha recibido un 17% de esa suma.

Y advierte que a medida que se reduce la capacidad del Estado con las medidas de austeridad aplicadas por la débil situación financiera del país, «es probable que aumenten las tensiones entre las poblaciones de acogida y migrantes».

A inicios de año se dio un femicidio contra una ecuatoriana embarazada y que tuvo como responsable a un ciudadano venezolano, razón por la que el Gobierno ecuatoriano exigió la presentación de antecedentes penales apostillados a los venezolanos que ingresaron en el país, medida suspendida luego por la justicia.

La organización internacional que el Gobierno de Ecuador debe permanecer firme en la defensa de los derechos humanos de todos los habitantes, incluidos refugiados y migrantes, y le recomienda «mantener las fronteras abiertas» y «eliminar las barreras financieras y burocráticas para el ingreso regular» de venezolanos.

Se exhorta para «agilizar el proceso de concesión de estatus de refugiado», «integrar a los venezolanos en la economía» e «invertir en campañas contra la xenofobia».