Dos años pidiendo la libertad de Milagro Sala

Javier Martínez/Pressenza

En la mañana de ayer se realizó en el centro de Buenos Aires una manifestación para reclamar que se libere a la dirigente social Milagro Sala, en el segundo aniversario de su detención arbitraria e ilegal en Jujuy, en el norte argentino.

Desde el Obelisco de Buenos Aires, hasta la Casa de la Provincia de Jujuy se marchó coreando por la libertad de todos los presos políticos que hay en la Argentina y en repudio a Gerardo Morales, el gobernador de Jujuy y Mauricio Macri, presidente del país, por las arbitrariedades cometidas por el poder judicial cumpliendo órdenes del poder político.

También se realizó una conferencia de prensa en la que se denunció al gobierno autoritario y no respetuoso de los derechos humanos, que ni siquiera respeta las garantías constitucionales y el debido proceso. Se destacó el rol de la movilización popular que ha generado que el mundo esté mirando con preocupación lo que ocurre en la Argentina con la persecución política, la represión y la vuelta a prácticas totalitarias.

Elizabeth Gómez Alcorta, una de las abogadas de Milagro Sala aseguró que “la persecución y las detenciones son herramientas políticas del gobierno”, asociando la detención de la líder social, con las de sus compañeros y el resto de dirigentes políticos y exfuncionarios que están en prisión preventiva de manera irregular.

“Hace dos años intuíamos que la detención de Milagro era el comienzo de una persecución política hacia los oponentes del macrismo con intento de disciplinamiento y control social a los militantes sociales, a los trabajadores y sindicalistas. Efectivamente, se cumplió”, explicó la abogada durante una entrevista con el programa La Mañana, de AM 750.

“Hoy es Milagro, mañana podés ser vos”, fue el lema que sintetizó los primeros reclamos en favor de la liberación de Milagro Sala. El tiempo le dio la razón a la frase, con detenidos con pruebas inventadas, inteligencia en las redes sociales para detectar posibles opositores y condenas judiciales esperpénticas.

Que además de infringir las normativas nacionales, el macrismo incumpla con directivas de organismos internacionales muestra el nivel de ausencia de escrúpulos que maneja el gobierno para perseguir a quienes no piensan como ellos.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*