Doloroso recibimiento en Quito de restos de periodistas asesinados

restos de periodistas asesinados
Foto: @ValenciaJoseEc
Punto noticias.- Escenas de dolor, llanto y gritos se registraron hoy a la llegada a Quito de los restos de los periodistas secuestrados y asesinados en la frontera en una represalia contra Ecuador de la columna narcoterrorista Oliver Sinisterra conformada por exdisidentes de las FARC.

En un avión de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) llegaron desde Cali los cuerpos del periodista Paúl Rivas, el fotógrafo Javier Ortega y el conductor Segarra en ataúdes cubiertos con flores y la bandera del país.
“A nombre del Gobierno nacional reiteramos nuestras sentidas condolencias a los familiares y a todos ustedes presentes, colegas del periodismo, por el fallecimiento de los queridos miembros del equipo periodístico del diario El Comercio”, expresó en la recepción de los cuerpos el canciller, José Valencia.
Enseguida se inició un recorrido fúnebre hasta las instalaciones del diario “El Comercio”, donde los restos serán velados hasta el jueves, y el viernes serán enterrados en un camposanto de Quito.
Organizaciones de periodistas, colectivos sociales, acompañaron el traslado con pancartas reclamando “la verdad” y pidiendo justicia y sanción a los autores de los asesinatos.
Los cuerpos de los periodistas fueron localizados en Tumaco, región fronteriza entre Ecuador y Colombia, y llevados al Instituto Forense de Cali para su identificación científica. Tras el proceso protocolario se certificó que los cuerpos encontrados correspondían a los del equipo del diario “El Comercio”.
Este crimen es parte de la represalia que adoptó el grupo Oliver Sinisterra, comandado por alias Guacho frente a la arremetida en contra del comercio de drogas que se hacía en la zona de frontera entre los dos países.
Alias Guacho comandó atentados con explosivos contra instalaciones policiales y atacó una patrulla militar con el resultado fatal de cuatro militares fallecidos. En uno de los últimos episodios de su reacción, la columna O. Sinisterra plagió a dos comerciantes ecuatorianos de quienes no se sabe su destino.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*