¿Cómo perciben el castigo físico nuestras sociedades?

Castigo físico

Punto Noticias.- Manuel Martínez, experto en temas de infancia, conversó sobre la Red contra la Violencia a los Niños, Niñas y Adolescentes de Quito. El invitado dijo que esta idea de la red ya llevaba algunos meses producto de las denuncias de abusos sexuales en el sistema educativo.

Con esta red se trataba de buscar un encuentro entre organizaciones públicas y privadas, una experiencia que ya se da en otras ciudades, añadió.

“En el caso de Quito, el detonante es lo del Colegio Mejía (castigo físico). El detonante que ha permitido que, de alguna manera, todos nos sintamos con la obligación y con la responsabilidad de unirnos, y establecer algunas acciones conjuntas”.

El tema del Colegio Mejía nos hace ver de la manera más cruda “cómo en la cultura y consciencia de nuestra gente, no de todos pero en un buen sector de la sociedad, que el tema del castigo físico como una manera de disciplinamiento de los niños y niñas es parte de la vida cotidiana de la gente, y de los colegios y de la escuela”.

Martínez dijo que la reacción fue a favor del inspector: de estudiantes, de exestudiantes, profesores y padres de familia. “Esto nos hizo ver que casi 30 años después de la Convención de los Derechos del Niño donde se habla específicamente de resguardar la integridad física, emocional psicológica y sexual de los chicos, en este campo estábamos casi en pañales”.

El especialista explicó que hay personas que piensan que entregar derechos son los responsables de este libertinaje de los chicos.

“La gente cree que lo que está pasando con nuestros adolescentes y nuestra juventud tiene que ver con nuestros derechos. Con haberles dado muchos derechos y que ahora ya no exista la mano firme, la mano dura. Por eso estos padres de familia siempre están hablando de los valores. Dicen que antes había valores y ahora no hay valores. Es como decir que estos chicos de ahora son almas perdidas, que no hay respeto por la autoridad”.

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*