Aunque Lula sea detenido, él puede ser candidato a presidente de Brasil: R. Segurado

“No es un día feliz para Brasil porque no se hizo justicia”, así lo manifestó, Rose Segurado, docente en ciencia política de la Universidad de Sao Paulo, al referirse a la condena de doce años de prisión que recibió el expresidente Luis Inácio Lula da Silva y en este aspecto responsabilizó a los grandes medios de comunicación que hicieron una campaña de criminalización en contra del exmandatario desde el 2014 con el fin de afectar su imagen.

“Y es una criminalización a todo lo que es un movimiento de izquierda y que cuestiona los privilegios de las élites y los medios están en manos de las élites y son empresas muy poderosas que tienen el poder de comunicar y por ende influir en la gente”, añadió la catedrática brasileña al lamentar que al final este grupo logró afectar la imagen de Lula al articularse con el poder judicial.

Sin embargo destacó que Luis Inácio Lula da Silva, seguirá apelando en todas las instancias jurídicas para demostrar su inocencia e intentar su candidatura en las próximas elecciones de octubre.

“Aunque lo detengan puede seguir registrando su candidatura (…) En la legislación no hay nada implícito que le impida ser candidato”, sostuvo Segurado al agregar que la oposición tiene como fecha límite el mes de septiembre para impedir la candidatura de Lula, “mientras tanto puede ser candidato aunque este en la cárcel”, enfatizó la docente al mencionar que el 37% de encuestas le dan la preferencia al expresidente de Brasil donde el electorado es de más de 6 millones.

En ese marco, destacó la determinación del exmandatario pese a todo este proceso judicial, pues luego de la sentencia “él salió a tranquilizar a la gente porque tiene claro lo que quiere para su gente y su pueblo, él es muy determinado y va a seguir de pie”, remarcó.

Cabe recordar que  este miércoles 24 de enero, tres magistrados de un Tribunal de Porto Alegre no solo ratificasen por unanimidad su condena por un delito de corrupción sino que incluso aumentasen la pena de 9 a 12 años de prisión.

Los jueces argumentaron la condena indicando que el exmandatario había incumplido la ley al aceptar sobornos por valor de US$1,1 millones de la constructora OAS, una de las empresas implicadas en el escándalo de corrupción conocido como «Lava Jato», aunque a criterio de Segurado esto no pudo ser demostrado en el juicio.

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*