Venezuela no consiguió renegociar deuda externa en primer intento

QuinceMedia

El gobierno de Nicolás Maduro intenta recomponer su situación económica y recuperar mayor soberanía renegociando las tasas de interés de la deuda externa y de los próximos préstamos.

La reunión que mantuvo el gobierno venezolano con los tenedores de bonos de la deuda externa terminó ayer sin acuerdo. Este es el primer paso del presidente Nicolás Maduro para una renegociación en busca de mejores condiciones para futuros pagos de los compromisos.

La propuesta de renegociación de deuda fue escuchada por los acreedores y los representantes de los bancos de inversión. La situación es inquietante ya que potencias internacionales aumentan las sanciones contra el pueblo venezolano y, en particular, contra funcionarios del gobierno. Pero también por el clima de incertidumbre que plantean los medios de comunicación, los cuales ya instalan la idea de que Venezuela no puede hacer frente a sus pagos de deuda. Maduro afirmó que “de ninguna manera, Venezuela está en default”.

Además de quienes poseen bonos de deuda soberanos, también participaron del encuentro quienes poseen bonos de la petrolera estatal PDVSA. El vicepresidente venezolano Tareck El Aissami quería hablar con los inversionistas porque el escenario económico se ha modificado. “Hay un bloqueo económico para ahogar a la economía venezolana. Hoy Venezuela está limitada para buscar financiamiento y debemos plantear nuevas fórmulas para salir de esta situación”, señaló, para luego remarcar que en los últimos 36 meses el gobierno venezolano pagó 73.539 millones de dólares en compromisos externos.

Desde el gobierno anunciaron que hay 90 mil millones de dólares en deuda externa que se busca renegociar  y es posible que se vuelvan a imprimir bonos soberanos. Esa cifra equivale a casi la mitad de la deuda total que mantiene el país. Algunos de los bancos que poseen títulos son los gigantes Goldman Sachs con más de dos mil millones y el BlackRock que tiene 1.790 millones.

Los inversionistas no suelen interesarse en que sus deudas sean saldadas, sino que prefieren la acumulación de intereses. Por eso, a la hora de buscar quienes pueden tener interés en la inestabilidad venezolana, no se debe dejar de mirar a los bancos estadounidenses.

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*