¿Ecuador en crisis sanitaria?, médicos y expertos coinciden en el fracaso de la inversión pública en salud

La incidencia de enfermedades en la ciudad de Quito, fue analizado por Marcelo Aguilar, epidemiólogo, Grace Salazar, infectóloga del Hospital Pablo Arturo Suárez y José Ruales, Secretario Metropolitano de Salud, este último indicó que el 70% de la ciudadanía muere por causas de enfermedades no previsibles, diabetes, cáncer, problemas cerebro vasculares y más no por infecciones, la mayoría de ellas es a causa de sobrepeso, obesidad, consumo de alimentos procesados, azúcar, es decir que podrían ser prevenibles en la mayoría de los casos.

“En los barrios de Quito es muy diferente el riesgo de morir. Hay barrios donde se encuentra niveles de desnutrición infantil llegando a un 45% de la población con esta problemática y lo mismo ocurre en embarazo adolescente que alcanza el 40% cuando la media a nivel nacional es de 14 o 15”, detalló el funcionario indicando que estos problemas se relaciones con las condiciones de vida. “En el centro de la ciudad es donde hay mayores tasas de mortalidad por tuberculosis o lesiones externas como homicidios o violencia”, puntualizó.

Salazar,  resaltó que el manejo de enfermedades se ha vuelto difícil por falta de programas de prevención por parte del Estado y en ese sentido indicó que pese a que estamos en el siglo XXI aún hay muertes por diarrea, neumonía o desnutrición.

“En diez años no habido información de prevención”, dijo la infectóloga al detallar que Ecuador registra un incremento en VIH y sífilis, “pero la genete no lo sabe”, añadió.

En gran parte dijo que se debe a la salida obligatoria de médicos especialistas que se dio hace unos años, dejando a los hospitales con doctores generales. “Hay una crisis de educación médica en el país, porque hubo cuatro años de cierre de posgrados y en ese tiempo solo hubo producción de médicos generales”, mencionó Salazar al remarcar que en Quito solo existen tres infectólogos. “Y en diez años sabiendo que hay crisis de infecciones no se ha formado especialistas y eso es un déficit y una crisis”, reiteró.

Algo en lo que coincidió Aguilar al manifestar que en este tiempo existió un bloqueo de formación en salud pública lo cual no permitió que exista gente con experticia que impulse programas de prevención, provocando un incremento de enfermedades no transmisibles crónicas donde se incluye la obesidad, hipertensión, diabetes y cáncer.

“En estos diez años los pobres que salieron de la pobreza se convirtieron en consumidores de comida chatarra desarrollando obesidad”, mencionó el doctor al indicar que esto representa una carga dramática para el Estado.

“Hoy tenemos una población que tiene más acceso a la atención médica pero que está mucho más enferma que hace diez años atrás (…) Hay una crisis sanitaria”, enfatizó.

Ruales reiteró que el desempeño de salud se mide por resultados y no por el número de hospitales y de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, Ecuador debería estar en la capacidad de diagnosticar el 90% de los casos de VIH y sin embargo se llega al 40% y de ese porcentaje apenas está el 48% en tratamiento.

“Es decir que el 60% de casos no tienen diagnóstico, no están en tratamiento y están contagiando la enfermedad”, lamentó.

De ahí que destacó que los médicos del país observan los resultados de salud pública del país como un gran fracaso de una alta inversión que se ha hecho en recursos en los últimos años y que no tiene el impacto que debería tener.

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*